En una posición cómoda, puede ser recostada o sentada ( sin cruzar las piernas), con una música suave que ayude en el proceso, cierra los ojos y realiza varias respiraciones abdominales hasta sentir que estas relajada.
Repite las siguientes palabras:

«Padre- Madre, Dios- Diosa (o el nombre que tu prefieras) les pido me envíen un rayo blanco de luz, conexión y protección, que penetre por mi chakra coronario, descienda hasta mi corazón , luego baje por mi cuerpo hasta mis pies, pase por debajo de ellos y suba girando de izquierda a derecha envolviendo todo mi cuerpo hasta cerrarse por sobre mi chakra coronario y así me mantenga conectada a los planos superiores, directamente a  ti Padre y Madre.

Les pido que cualquier negatividad que desee llegar hasta mí, choque contra ésta cúpula de luz y vuelva a su lugar de origen transmutada en paz, amor, armonía, perdón y salud.

Gracias Dios- Diosa porque siempre me escuchan.

A continuación espera unos segundos para seguir con tú día.
Puedes invocar los diferentes rayos para trabajar los aspectos que necesites:


El rayo Azul de fuerza, poder, protección y voluntad divina.
El rayo Dorado de iluminación, paz y amor
El rayo Rosa del amor divino y de la adoración
El rayo blanco de pureza, resurrección y ascensión. Este rayo contiene todos los demás por eso este ritual es con él.
El rayo verde de la verdad, curación, consagración y concentración.
El rayo oro rubí de paz, gracia, saneamiento, provisión y ministerio.
El rayo Violeta de misericordia, compasión, invocación, transmutación y liberación.

Puedes reemplazar el rayo blanco por cualquiera de estos rayos y trabajar los aspectos de cada uno.


Esta información ha sido compilada por los maestros para coordinar la fuerza de oración y decretos de todos los estudiantes de la verdad en el mundo entero.


En otro post compartiré mas información de cada rayo, por el momento practica, te dará paz, amor y fuerza.